España vuelve a ser un país competitivo en el sector textil

España vuelve a ser un país competitivo en el sector textil

El proceso de deslocalización en el sector textil ha acabado. Al menos, por el momento. Eso es lo que expresan los últimos datos que maneja el Ministerio de Industria, que ha estimado que el número de empresas textiles radicadas en España –que facturan alrededor del 1% del PIB en conjunto– ha vuelto a crecer de forma muy significativa. Nada menos que un 80% en 2013 respecto del año anterior. Y lo que no es menos relevante. Tanto el valor de la producción como el empleo han vuelto a aumentar.

Se pone de esta manera fin a una sangría constante que se arrastraba prácticamente desde los años 80 y 90, y que llegó a tocar techo en los primeros años 2000, cuando muchas fábricas trasladaron sus plantas a los países emergentes –sudeste asiático, Marruecos o Turquía– para poder competir aprovechando los bajos salarios existentes. Un par de datos lo acreditan. En el año 2000, el número de empresas del sector textil representaba el 11,8% del total de la industria (por encima de la media de la UE), pero en 2013 ya había bajado hasta el 8,5% (por debajo de la Unión Europea).

Los datos más recientes cambian de forma radical esa tendencia. En 2012, el número de empresas relacionadas con el sector textil ascendía a 8.238, pero un año después (últimos datos publicados) había crecido hasta las 14.814. Por lo tanto, el censo de empresas del sector textil y la confección ha crecido en 6.576 en apenas un año. No sucede lo mismo en la Unión Europea. Las últimas cifras (año 2014) muestran un descenso del 0,9% en el número de empresas textiles en el conjunto de la región, si bien con un ligero aumento de la facturación (2,4%).

El CITYC, sin embargo, admite que el proceso de deslocalización se ha frenado, y que, incluso, en determinadas ocasiones empresas españolas –con un tamaño muy pequeño como regla general: 5 empleados– están volviendo a invertir y producir en España. De hecho, la facturación ha crecido hasta los 10.371 millones de euros, lo que representa un incremento del 3,2% respecto del año anterior.

Para hacerse una idea de lo que supone esta cifra hay que tener en cuenta que se han recuperado, según Industria, niveles de 2005 en cuanto a número de empresas. Los datos del Gobierno, en todo caso, no tienen nada que ver con la evolución de las empresas que distribuyen o comercializan ropa y confección, sino que se contabiliza únicamente a las que son capaces de producir en sus distintas fases.Y lo que reflejan los datos de comercio es un fuerte aumento de las importaciones textiles (hasta los 16.003 millones en 2014), lo que sugiere que en muchos casos las empresas estarían comprando mercancía en países de bajos costes que posteriormente se confecciona en España para generar mayor valor añadido.

En KYO Imagen Textil seguimos apostando por la fabricación nacional en todas nuestras prendas textiles, lo cual nos alegra ver noticias así del sector.

 

logokyo

 

 

 

 

un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.